"Los terapeutas Gestalt somos artesanos de la forma y funámbulos de la clínica."
Nieves y Pedro

ATMÓSFERAS SELFICAS

Platón reivindicaba la cabeza como la parte del cuerpo más importante del ser humano, de ahí que su cuidado deba ser de extrema delicadeza. Todas nuestras cabezas están heridas por el rayo de algún tormento o pena, eso es inevitable, por eso el abrazo ante la inminente caída se hace cada vez más necesario.” Niño de Elche

Quién o quiénes deben ocuparse del cuidado de nuestras cabezas?

Quién o quiénes deben recogernos cuando, inevitablemente caigamos?

Quién o quiénes deben abrazarnos en nuestra caída?

La respuesta rápida y obvia, para much@s, podría ser la familia, padres, madres, herma@s, parejas, amig@s… La realidad vivida por much@s, o no están, o no son suficientes y la caída no para y precisamos a un otr@.

El cuidado de la cabeza, como parte física del cuerpo, estaba en manos de los médicos. Y cuando alguien padecía de ella, casi siempre mujeres, eran encerradas para el bienestar de sus esposos y familia.

De manera clasica encontramos dos visiones de la salud mental, una refiere una causa emocional al sufrimiento del alma (psíquico) y el tratamiento moral como el adecuado para la persona. Otra visión señalaba una causa física (cuerpo), el tratamiento se centraba en el cuerpo no en la persona. Ambas son complicadas, el pensamiento binario siempre lo es.

Los Filósofos morales (epicúreos, estoicos…), antecesores de alienistas, psicólog@s clínicos,  psiquiatras, hablaban de las enfermedades del alma diferenciandolas de las enfermedades del cuerpo. Y como método para tratarlas el acompañar y hablar con el afligido.

En el siglo XIX, los primeros alienistas en Francia, se ocuparon de lo que llamaron los»dolores del alma» para diferenciarlas de los dolores del cuerpo; comenzaron a visitar los lugares donde «l@s loc@s», eran encerrad@s, por la incapacidad en muchos casos de familia y médicos de no saber que hacer

La Terapia Gestalt en nuestro libro fundacional «Terapia Gestalt: Excitación y Crecimiento de la Personalidad Humana» (PHG) planteaba como uno de sus retos el superar algunas dicotomías existentes todavía hoy en día entre los mejores médicos, una de ellas  «Cuerpo” y “Mente”.

«Esta división paralizante (Cuerpo y Mente), inevitable y casi endémica, ha despojado a nuestra cultura de cualquier alegría y de cualquier gracia.» PHG

Equipo PiN

Imagen ©  @dongkont

LO ÚLTIMO

CALENDARIO

Archivos

Suscríbete al blog por correo electrónico

blogs interesantes

Facebook

Páginas de interés

ESPACIO GESTALT

LOCALIZACIÓN

ESPACIO GESTALT – Todos los derechos reservados – Aviso Legal

Diseño web Elche, Alicante: ESTRATEGIKA