Archiv para abril, 2021

ATMÓSFERAS SELFICAS

Escrito por espaciogestalt el . Posteado en Uncategorized

«Haer lo que no tiene palabra es muy difícil. Casi improbable» Ángel Gabilondo

La palabra, el lenguaje con el que nombramos nuestro mundo,  lo que nos rodea, nos define a la vez que define a l@ otr@.

Será por esto que cuando ponemos palabras a nuestros pensamientos, a nuestras emociones las consideramos verdades que adoptan así, como por arte de magia, la categoría de inmutables.

Y como Nietzsche decía «Cuanta dosis de verdad es capaz de soportar una persona».

A veces vamos un poco más lejos y «nuestras verdades» adquieren categoría de certezas, de conocimiento seguro y claro sin miedo a equivocarnos.

Las palabras son condensados de pensamientos que nos dan indicios de por dónde dirigir nuestra conducta. Como dice Gabilondo, si nos falta las palabras no nos encontramos .

Quizás para no perderse y mantener cierto equilibrio mental, James Joyce autor de Ulises, utilizó como herramienta escribir. Además mantuvo una relación muy especial con el lenguaje, a veces una palabra lo atormentaba durante horas descomponiendola fonema a fonema alteraba y buscaba combinaciones infinitas hasta quedar reducida al balbuceo preverbal de los bebés. Como explica José María Álvarez, psicólogo clínico y psicoanalista.

Aquello que no nombramos no existe y persiste e insiste para existir. Nombrar, poner palabras, es existir para un otr@. Nos dice Jean Marie Robine, psicólogo clínico y psicoterapeuta gestalt.

En nuestro libro fundacional, «Terapia Gestalt: Excitación y Crecimiento de la personalidad humana» (PHG), dedican un capítulo a la verbalización y poesía donde pretenden desmontar la dicotomía neurótica «Poesía” y “Prosa”. Plantean que lo contrario a la verbalización neurótica es el habla variada y creativa; no es ni la semántica ni el silencio, es la poesía.

La verborrea (parloteo incesante) nos distrae de la necesidad orgánica en lugar de ayudarnos a concentrarnos en ella. «La poesía, es decir, el arte de hablar de manera expresiva, consiste en la habilidad para mantener una silenciosa consciencia inmediata de las necesidades, de los sentimientos, de los recuerdos, al mismo tiempo que las palabras se van abriendo camino; de esta forma, en lugar de ser un estereotipo banal, las palabras cuando se pronuncian están plásticamente adaptadas a figuras plenamente experimentadas. Estas palabras expresan lo que ha empezado siendo no verbal». PHG

No se trata de convertirnos en poetas si no de ser conscientes de nuestras necesidades, sentimientos, pensamientos… para transformarlas en «palabras de pleno contacto’.

«El objetivo de la psicoterapia es ayudar a los clientes a “transformar su palabra en poesía, su andar en danza”. Isadore From, miembro del grupo fundador de la Terapia Gestalt

Equipo PiN

Imagen, © Chema Madoz

ATMÓSFERAS SELFICAS

Escrito por espaciogestalt el . Posteado en Uncategorized

Todos somos iguales, además quieren que seamos homogéneos». Javier Carreño, psiquiatra, psicoanalista

Desde hace un tiempo me acompañan, a través de la lectura y la escucha, diferentes profesionales de la salud mental con una orientación psicoterapeutica psicoanalítica. Ell@s hacen alusión al pensamiento binario que constriñe y limita nuestra práctica clínica.

El siglo XXI trae un gran reto, somos a la vez grandes consumidores y consumidos por otr@s. Parece que estamos en una cultura del acto (dar like en la red social) sin mediar el pensamiento, la construcción subjetiva (que sentido tiene ese like para mí).

Además en nuestro día a día, el pensamiento binario, nos organiza y clasifica; si/no, bueno/malo, saludable/tóxico, rico/pobre, norte/sur, dentro/fuera, derechas/izquierdas, hombre/mujer, niñ@/adult@, enferm@/san@, vacío/lleno, masculin@/femenin@, verdadero/falso, exceso/ausencia, ganar/perder… Añadir todas las que vengan a vuestra cabeza.

Nuestro libro fundacional «Terapia Gestalt: Excitación y Crecimiento de la personalidad humana» (PHG), en 1951 decía qué su plan era tratar de estudiar y de interpretar una serie de dicotomías neuróticas muy básicas de la teoría, para llegar a una teoría del self y de su acción creativa. A saber:

1. Cuerpo/Mente

2. Mundo Exterior/Self

3. Emocional (subjetivo)/Real (objetivo)

4. Infantil/Maduro

5. Biológico/Cultural

6. Poesía/Prosa

7. Espontáneo/Deliberado,

8.  Personal/Social

9. Amor/Agresión

10. Inconsciente/Consciente.

La Terapia Gestalt nos propone sumergirnos en la Experiencia en curso, que nos llevará a de construir sentidos. En lugar de elegir lo uno o lo otro, mezclemonos todo lo posible y démonos el tiempo para perdernos en lo vago  y lo confuso, tiempo para explorar si lo aparentemente unido es diferente y lo aparentemente separado, por diferente, tendría que estar unido. Minkowsky  usa dos términos que ejemplifican este proceso: disyunción y vínculo. En la disyunción, lo que debería mantenerse unido está separado y en el vínculo lo que debería estar separado está unido, a veces incluso de manera extrema.

En este proceso de individuación, hay dos momentos en los que yo soy yo y tú eres tú, y donde podemos encontrarnos, ciertamente, pero también hay momentos en donde yo soy tú y tú eres yo, otros en los que sólo existe un sujeto indeterminado, otros en donde existe un nosotros, incluso ilusorio, también otros en donde no hay ninguna idea de quién soy yo y de quién eres tú, como tan claramente lo expresa Jean Marie Robine.

«La contundencia del sentimiento resultó de tal alcance que no perteneció a nadie y todos lo sintieron “. Ángel Gabilondo

Equipo PiN

ATMÓSFERAS SELFICAS

Escrito por espaciogestalt el . Posteado en Uncategorized

«Soy la dueña del tiempo pero no del espacio»

Nunca lo hubiera dicho, tener una ELA y decir que soy dueña del tiempo, quizás vivir en la paradoja continua es lo que tiene.

Desde que nací la primera, no me fuera a perder algo, el tiempo ha sido un fiel compañero. Aunque en cada momento hice lo que tocaba por edad, como no repetir curso, siempre he tenido tiempo para hacer lo que no tocaba.

Los problemas vinculados al espacio y al tiempo han acompañado a l@s filosof@s desde hace mucho tiempo

Para los primeros filósofos el problema del «espacio» se centró en la discusión en torno a «lo lleno» y «lo vacío», al ser y al no ser. Sobre el «tiempo», distinguían entre lo intemporal, ligado al ser, y lo temporal, ligado al devenir.

Parece que el «por venir» y como «llenarlo», nos acompaña a las personas desde hace tiempo.

Y la Terapia Gestalt no ha sido ajena a esta cuestión desde su fundación.

Perls y Goodman introdujeron un giro fundamental, desplazan el self, lo deslocalizan, lo descentralizan y lo temporalizan. Ya no es que el self, el yo mismo individual, exista anteriormente y se revelase, se manifestase, se experimentase en el contacto, sino que ES el contacto.

Consideramos que Paul Goodman fue el artífice de esta gran aportación de la Terapia Gestalt hizo de «la temporalidad del self», un paso más allá de «la concepción espacial del self» como estructura fija y localizada (propuesta por el psicoanálisis con el yo, ello y superyó; consciente, inconsciente). El self se construye en cada situación, momento a momento.

Nuestra tendencia natural nos empuja a cosificar el Self, a situarlo en el centro del individuo, a darle contornos, a dotarle de atributos en los que algunos serían “verdaderos” y otros “falsos”. Ahora, el nuevo paradigma de PHG es: el Self es una operación reflexiva, una operación que presupone una integración en un campo para llegar a una diferenciación contínua. No es el individuo, es la individuación. El Self se está desplegando, flujo en el constante devenir, convirtiéndose en la vinculación, al hilo de sus contactos con su entorno tanto humano como no humano, en palabras de Jean Marie Robine.

Goodman también nos legó una concepción distinta del paso del tiempo donde lo siguiente no sustituye a lo anterior sino que se superpone, se yuxtapone, se añade… y los contenidos de las fases precedentes siempre están disponibles para ser elaborados, concretados, clarificados, definidos, impresionados, afectados, sensibilizados…en cualquier momento de la secuencia.

Desde las primeras palabras nuestro texto fundacional desubicaron la experiencia: “la experiencia se da en la frontera-contacto entre el organismo y su entorno” PHG.

De este modo la Terapia Gestalt, y por consecuencia la práctica clínica que de ella se desprende, atribuye un lugar esencial a la temporalidad en la aproximación a la experiencia.

Sin ser demasiado conscientes de ello, vivimos según un modo de pensar articulado en base a estas dos dimensiones: el tiempo y el espacio. La dimensión espacial es la más habitual, solemos pensar en términos de “por arriba/por abajo” (clase alta/clase baja),  «prrofundo/superficial” (profundizar en tal idea o quedarte en las ramas), «interior/exterior»  (la psique esta localizada en “el interior” del ser humano), «atrás/delante» incluso nuestra temporalidad se ve espacializada ya que el pasado está detrás de nosotros y el futuro ahí delante.

La Terapia Gestalt da un paso más y sin rechazar la dimensión espacial, hace hincapié en la dimensión temporal de la experiencia: primero con su concepto de ahora, y también, y sobretodo, con el concepto de proceso.

Hay tres tiempos: el presente del pasado, el presente del presente y el presente del futuro”. San Agustín

Equipo PiN

Imagen, Fran Inarejos

Espacio Gestalt

Vicente Fuentes Sansano, 33
03205 ELCHE (Alicante)

Tel: (+34) 96 543 29 01
Móvil: 610 57 54 22 / 619 38 44 69

info@espaciogestalt.com

Síguenos en Facebook

Localización